13.4 C
La Plata
26 mayo, 2024
OPINIÓN

Escapar de la realidad, la última moda en las redes

Por Dante Augusto Palma

Episodio 1

La última moda viral a partir de Tik Tok es lo que se conoce como Filosofía “delulu” y proviene del K-pop coreano, ese estilo de música tan particular que Corea del Sur exporta en su estrategia de soft power y que, como ya hemos desarrollado aquí, combina la autoexplotación más salvaje con la hiperexposición en redes. Tal como explica el profesor de lingüística Mateus Barrios en esta nota de la BBC  https://www.bbc.com/mundo/articles/cx8jr58d33yo  , “delulu” es un término que comenzó a usarse en 2014 y que, si bien hoy ha ampliado su significado, originalmente designaba “los delirios parasociales” de los fanáticos del K-pop, lo cual se expresaba en el establecimiento de conexiones emocionales unilaterales con personajes famosos hasta convencerse de que la relación era verdadera y la atención recíproca.  

Lo cierto es que, etimológicamente hablando, “delulu” proviene del inglés “delusional”, el cual podríamos traducir como “delirante” pero también como “iluso”, algo que, en este caso, parece ser más adecuado.

Es que, efectivamente, de lo que se trata en la filosofía “delulu” es de exacerbar la ilusión, crear nuestro propio mundo, “mentalizarnos” positivamente para cambiar la realidad. Desde este punto de vista, pensar realistamente es nocivo para las personas y sí…, tal como ustedes observan, se trata de una nueva versión de la autoayuda para la denominada Generación Z, esa que nació entre los años 90 y el 2010 y, sea por ignorancia, sea por vanidad, considera que el mundo nació con ella. Filosóficamente hablando, los “delulu” combinan perfectamente con ese revival de la filosofía estoica mal entendida para alcanzar una combinación fatal con el new age pseudo hippie y los 15 segundos de vacío de significado y de sentido del influencer en Tik Tok. 

Si el afuera es una mierda, tu trabajo mal pago, no tienes para el alquiler, las relaciones cara a cara son cada vez más difíciles y, sobre todo, si tus padres pueden darte casa, comida y conexión a internet, la filosofía “delulu” es la “solulu” tal como reza el slogan de los que creen que la solución está en escapar de la realidad mientras las cuentas reales las paga un tercero.

  

Episodio 2

Algunas semanas atrás, escribía unas líneas en www.theobjective.com https://theobjective.com/elsubjetivo/opinion/2024-03-01/hitler-negro-filantropo/  sobre el caso Gemini, la IA de Google que fuera parcialmente suspendida por la compañía a raíz de una serie de imágenes que se habían viralizado. Específicamente, algunos usuarios se habían mostrado sorprendidos por la distorsión de la realidad histórica que arrojaba la tecnología que, supuestamente, tiene una respuesta (correcta) para todo. Quien buscó soldados nazis, obtuvo como imágenes presuntamente representativas, soldados negros, asiáticos y hasta alguno con el pelo azul, presuntamente, LGBT. Algo igualmente curioso sucedió a quienes en su búsqueda intentaron hacerse de imágenes de papas católicos ya que lo que encontraron fueros papas negros y hasta papisas, esto es, otra representación de lo que nunca sucedió. En la nota en cuestión, advertía que esta decisión política de Google programando al algoritmo para aggiornarse al canon de la ideología woke, podía tener como consecuencia que las nuevas generaciones cayeran en contradicciones perturbadoras: ¿los nazis eran los que creían en la raza superior y cometían genocidios o los que aplicaban un enfoque interseccional y diverso al momento de designar sus soldados? ¿La Iglesia católica es una institución patriarcal, conservadora y verticalista o un espacio que denuncia al supremacismo blanco heteropatriarcal y promueve cupos para negros y mujeres en sus espacios de máxima jerarquía? 

A propósito de ello, algunas semanas después de mi nota, en la web quillette.com, el seudónimo Toadworrier, utilizado por alguien que dice ser ingeniero informático, publicaba este artículo https://quillette.com/2024/03/18/google-and-the-gemini-debacle/  donde narraba algunos de los sucesos recién mencionados y se interrogaba acerca de las razones por las que un gigante como Google podía haber cometido semejante dislate. Más allá de que se trata de hipótesis, lo interesante es que Toadworrier no cae estrictamente sobre el responsable del proyecto, el cual es un ferviente activista progresista en redes, sino que apunta directamente a los principios que dice defender la IA de Google. Allí aparece la idea de que la IA debe “ser beneficiosa para la sociedad”, y “evitar la creación o el reforzamiento de sesgos injustos”. Nótese que aquí en ningún momento aparece como principio decir la verdad o ajustarse a la realidad. Más bien, lo que se sigue de estos principios, es que Google está comprometido con una manera de ver el mundo, el cual, a su vez, será expresado por su IA. Por cierto, tendría todo el derecho a hacerlo, pero quizás sería bueno que lo expresara públicamente con mayor claridad. Pero, sobre todo, como indica el autor, esto contradice abiertamente lo que era la misión de Google, esto es, “organizar la información del mundo para hacerla útil y accesible al mundo”. Este último principio supone una mera administración neutral de la realidad. Los principios que, en cambio, guían la representación de imágenes de su IA, expresan un intento de adecuar la realidad a una ideología previa.

    

Episodio 3

Quizás por consumir solo circunstancialmente productos de Disney, se me ha pasado por alto un fenómeno que, de ser real, va en la línea de lo que estamos desarrollando. El disparador fue una nota de Tom Smyth, en la plataforma www.vox.com , publicada casi en paralelo a la nota de Toadworrier, y que lleva como título “¿A dónde se han ido todos los villanos de Disney?”  https://www.vox.com/culture/2023/5/19/23715887/disney-villains-little-mermaid-ursula-jafar-scar-frozen-ii

Allí la observación de Smyth es muy interesante, pues él entiende que salvo excepciones muy puntuales como puede ser la Úrsula de La Sirenita, en la nueva era de Disney ya prácticamente no existen esos villanos prototípicos. Tomando los ejemplos de películas como Frozen II o Encanto, Smyth muestra que allí ya no aparecen esos villanos horriblemente malos que generan la zozobra de nuestro protagonista. La pelea del héroe, entonces, no es contra un antagonista. Más bien es contra sí mismo, contra su enemigo interior. Así, ya no hay Madrastra, ni Capitán Garfio ni Maléfica: el enemigo del héroe son sus demonios.  

Smyth esboza una serie de hipótesis acerca de las razones de este cambio que remonta a aproximadamente el año 2013, sin ahondar demasiado en los elementos culturales que parecen dejar entrever, a tal punto que culmina la nota indicando que es posible un regreso de los villanos. Y desde ya que esto es factible por infinita cantidad de razones, pero este tercer episodio mencionado tiene un hilo de continuidad con los anteriores y sobre ellos quisiera explayarme mínimamente para concluir estas líneas.

Es que lo que se puede observar en los tres episodios es un intento de salirse de la realidad intentándolo de algún u otro modo con una suerte de “viaje interior”. La filosofía “delulu” nos impulsa directamente a vivir en un mundo ilusorio en el que la realidad es una construcción absolutamente caprichosa y subjetiva, el reino de la autopercepción donde todos podemos ser lo que deseamos.

Por su parte, la IA de Google propone una reescritura de la historia y se compromete abiertamente con una ideología dispuesta a modificar la realidad si no se acomoda a los principios impuestos por la nueva intelligentsia vanguardista. Si la realidad cede, bien. Si no, peor para ella. ¿Y los archivos? ¿Y las fuentes? Ya no interesarán: cada uno tendrá su definición, su imagen a medida, los hechos que confirmen sus prejuicios y que, sobre todo, no ofendan a ninguna minoría.

Por último, en el caso de Disney, la realidad no juega ningún rol: el héroe pelea en su interior, tiene sus propios conflictos y vencerá transformándose a sí mismo. Lo que pase afuera es menor, todo es un proceso mental. Los malos están dentro de él, en las representaciones de su mente.

Para finalizar, entonces, digamos que la realidad ha sido probablemente el gran tema, quizás el único, al fin de cuentas, que ha inspirado a los grandes pensadores de la civilización occidental desde sus orígenes. ¿Qué es? ¿Cuál es su origen? ¿Cuáles son sus leyes? ¿Cómo accedemos a ella?, son solo algunas de las preguntas que nos seguimos haciendo. Ahora bien, de lo que se trató siempre fue de comprenderla. Sin embargo, en pleno siglo XXI, pareciera que, paradójicamente, lo verdaderamente importante, es encontrar un mecanismo para poder escapar de ella.

También en info135

Escándalo y patotas en un barrio privado de Escobar donde funciona la secta católica de extrema derecha cercana a Victoria Villarruel

Alfredo Silletta

El catolicismo de Victoria Villarruel: lefebvrismo, militares y la desconfianza del Papa Francisco

Alfredo Silletta

Los libros de los sesenta: Scalabrini Ortiz, Jauretche, Hernández Arregui, Abelardo Ramos y la mirada de Cristina

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios