18 octubre, 2018

Cristina toma la estrategia de Perón para ganar en 2019

Por Alfredo Silletta. “Urtubey en estos momentos debe estar pegándose un tiro en el pie”, dice un colega gobernador de una provincia del norte y agrega que “hoy Cristina supera el 50% en todas las encuestas del NOA y el NEA”.  La ex presidenta hace ya dos meses que mantiene silencio público, excepto cuando está en el recinto del Senado, pero trabaja intensamente para lograr la mayor unidad del peronismo “y ganarle a Macri en 2019”.

En los últimas semanas se reunió con cinco gobernadores: Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Lucia Corpacci (Catamarca) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).  También tiene reuniones seguidas con Agustín Rossi que ya camina el país como precandidato, Alberto Fernández e intendentes de la provincia de Buenos Aires, entre ellos Martín Insaurralde y Verónica Magario.

Nadie sabe si será o no candidata. Todos reconocen que es la dirigente más importante del peronismo y mantiene un núcleo duro de un 30% en todo el país. Si alguno de los visitantes en el Instituto Patria le preguntan si será candidata mantiene silencio. En realidad utiliza una estrategia similar a la del general Perón que mantuvo al peronismo unido desde el exilio durante casi dos décadas.  En 1972, cuando los militares decidieron llamar a elecciones, el general mantuvo silencio y ello alterada a Agustín Lanusse que lo retó a que no “le daba el cuero” para volver a la Argentina. Perón volvió el 17 de noviembre y mantuvo en secreto que haría en la elecciones nacionales. En ese momento estaba prohibido y cuando todos creían que elegiría a un dirigente moderado como Antonio Cafiero o pediría votar a Ricardo Balbín, en una jugada rápida designó candidatos a Héctor Cámpora, cercano a la juventud peronista,  y a Vicente Solano Lima, con lo cual enloqueció a las fuerzas armadas de aquel momento que finalmente aceptaron que el peronismo participara.

Hoy Cristina de algo esta segura. Si ella decide no jugar, habrá PASO y apoyará al candidato que defienda claramente las gestiones del kirchnerismo. Por ahora esa figura parecería ser Agustín Rossi y por el peronismo más tradicional podría ir Felipe Solá o algún gobernador.

Mientras tanto, cada día quedan más aislados los dirigentes que  presionaban para una interna sin Cristina. Hoy Miguel Ángel Pichetto, Diego Bossio, ambos sin votos, más Juan Manuel Urtubery y Sergio Massa perciben que su estrategia fracaso. En el caso del tigrense peor, ya que los gobernadores y Pichetto quieren que Massa sea candidato en la provincia de Buenos Aries, con lo cual implicaría que salga tercero muy lejos y deba tener una  “jubilación anticipada” en política, sin posibilidades de volver a la vida publica, de allí que dice que es candidato presidencial o se va a su casa.

Nadie sabe si Cristina será candidata o no, pero nadie duda que será la gran electora del candidato presidencial y eso altera al gobierno y al mundo de las finanzas de Wall Street que vinieron a realizar suculentos negocios en la timba financiera, con un dólar imparable y tasas de interés que superan el 60% anual. Una verdadera fiesta donde el pueblo argentino no participa y se empobrece día a día.

 

 

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*