9 diciembre, 2019

Las razones del amplio triunfo de Axel Kicillof sobre María Eugenia Vidal

Por Alfredo Silletta. La fórmula de Axel Kicillof y Verónica Magario arrasaron en la provincia de Buenos Aires con casi el 50% de los votos contra el 32% de María Eugenia Vidal y Daniel Salvador. La diferencia fue de 1.600.000 votos. Las razones del triunfo están, en primer lugar, en sus candidatos que nunca entraron a responder agravios y en las propuestas para que la provincia vuelva a crecer económicamente con la recuperación del trabajo y con una educación y salud pública digna de los bonaerenses.

¿Cuales fueron las razones del amplio triunfo?. Desde hace varios meses, este portal explicó que si el Frente de Todos ganaba las elecciones en la primera sección electoral, el triunfo estaba asegurado. Entre la primera y la tercera sección electoral, lo que se llama el Gran Buenos Aires se concentran más de 8,3 millones de electores. Se sabia que en la tercera se ganaría pero la duda estaba en la zona norte donde en las elecciones de 2015 y 2017 le fue mal al peronismo.

La unidad con Sergio Massa, quien ganaba en Tigre y San Fernando, daba a entender que se mejoría la performance en unos 200.000 votos pero la diferencia fue muchísimo mayor. En las PASO de ayer el Frente de Todos obtuvo 1.600.000 votos, superando el 49%, mientras que Juntos para el Cambio logró 1.000.000 de votos con el 32%.  Fue una verdadera paliza. Se ganaron distritos que estaban en manos del oficialismo como General Rodríguez, Pilar y Tres de Febrero. La nota la dio el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, que fue el más votado del conurbano con el 63%.

El 8 de enero este portal adelantó que la fórmula sería Kicillof Magario, mientras que los medios hegemónicos pensaban si Vidal iba o no a desdoblar.

Hay que destacar el amplio triunfo de la histórica tercera sección electoral con el 56% -1.900.000- para el Frente de Todos contra el 25% -847.500-  de Juntos para el Cambio. Aquí hubo triunfos en Quilmes, Berisso y Lanús, municipios manejados por Cambiemos, además de las excelentes performance de Insaurralde, Ferraresi, Cascallares, Mussi, Secco, Watson y Grey. Y, una vez más, destacar la votación de La Matanza, donde Fernando Espinoza le sacó 40 puntos a Alejandro Finocchiaro, el ministro de Macri.

El gran fracaso de Vidal se percibió en que no hubo corte de boleta, solo 200.000, un número insignificante en comparación con los dos millones del 2015. En la Gobernación, tanto Vidal como su equipo político, están anonadados. No pueden creer que los bonaerenses le dieron la espalda. La realidad fue que Vidal nunca se enfrentó a las políticas de hambre del presidente. Si Macri aumentaba las tarifas, ella también lo hacia; si aumentaba el transporte público, ella también lo hacia. El Banco Provincia invertía en Leliq en vez de bajar las tasas y ayudar a las Pymes que en la provincia cerraban diariamente. Durante dos años maltrato a los docentes y se negó a tener una política seria en salud, especialmente se notó el abandono en los hospitales públicos.

Finalmente, la gente decidió que Macri es Vidal y que Vidal es Macri y la castigó brutalmente en las urnas.

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*