9 abril, 2020

Ministra de Kicillof destruyó al nefasto Gabriel Levinas por la polémica del cuadro de Rosas

Por Alfredo Silletta. La ministra de Comunicación de la provincia de Buenos Aires, Jesica Rey, cansada de la burda operación que montaron desde el macrismo contra la foto que compartió Axel Kicillof con un cuadro de Juan Manuel de Rosas, que le había regalado el presidente Alberto Fernández, salió a las redes sociales y desbarató la maniobra.

Los tuiteros PRO afirmaban que era una mentira que el presidente le hubiera regalado un cuadro cuando ya estaba en la Gobernación. La ministra publicó una foto con los dos cuadros, donde se explicó que el presidente decidió mandarle a pintar, con el mismo artista plástico, un nuevo cuadro, con los colores más vivos y un marco diferente al anterior. Rey, además de la foto, pidió “no perder tiempo en debates inútiles”.

Lo más insólito fue que el periodista Gabriel Levinas, un furibundo antiperonista, se sumó a la polémica en su red social y afirmó “que gastan dinero de los contribuyentes cambiando un cuadro de Rosas por otro igual”.  Allí nuevamente, la ministra le respondió que “¿Qué dinero?” ya que el cuadro fue un regalo del presidente Fernández.

Las redes sociales no lo perdonaron a Levinas.  Muchos le recordaron que se había “apropiado” de una serie de cuadros de León Ferrari que nunca le devolvió al artista. Por el caso hubo un juicio donde una sentencia obligó a Levinas a pagar el costo de once dibujos valuados cada uno en 8 mil dólares. Los tuiteros recordaron el caso y afirmaron que “el ladrón piensa que todos son de su condición”.

En esta insólita polémica, algunos intelectuales del llamado mundo progresista cuestionaron que el gobernador elija un cuadro de Juan Manuel de Rosas para su despacho. En la Argentina fue muy fuerte la tradición liberal en la educación, donde Rosas encarnaba la “primera tiranía” y Perón la “segunda tiranía”. Fue tan fuerte esa tradición que algunos historiadores importantes de la izquierda, como Milcíades Peña, tuvieron un esforzado desprecio por el rosismo y los caudillos argentinos. En aquellos años sesenta, tanto Jorge Abelardo Ramos como Rodolfo Puiggrós se encargaron de marcarle los puntos.

Lo que pocos conocen es que Kicillof tiene una fuerte admiración el “Restaurador de las Leyes”. En un viejo reportaje realizado por el colega Martín Pique, cuando todavía no era el candidato a gobernador del peronismo, Kicillof hablaba de la importancia que la provincia tenga una identidad bonaerense. “Uno va a Salta, por nombrarte una provincia, y te dicen “yo soy salteño”, pero en Buenos Aires nadie te dice “soy bonaerense”, por lo cual es necesario construir la identidad bonaerense.

Luego Kicillof reconoce que tiene simpatía por Rosas y ante la consulta del periodista si es rosista, responde: “Y, hay alguna simpatía. Es lo mismo que ser peronista, y el peronismo es muy amplio. Pero, en cualquier caso, me parece que sería interesante darle una fuerte identidad al ser bonaerense. Hay que buscarle la identidad a la provincia de Buenos Aires. Y esos rasgos de identidad existen. Aunque se hayan perdido. Pero están”.

 

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*