23 marzo, 2019

Provocación: mientras Ramos Padilla disertaba, la Embajada de EE.UU. reunía a implicados en la investigación

¿Casualidad o burda provocación? Ayer, mientras Alejo Ramos Padilla inciaba su exposición en el Congreso, en la embajada de Estados Unidos se ponía en marcha un taller “para compartir experiencias sobre el combate contra el crimen transnacional y el terrorismo”, y en que esutvieron presentes el embajador Edward Prado, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe interino de los fiscales, Eduardo Casal, además de jueces y fiscales a quienes la investigación que lleva adelante el juez de Dolores toca de cerca.

Es que justamente el nudo central del testimonio de Ramos Padilla apuntó a denunciar la existencia de una red de espionaje ilegal que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio y al fiscal Carlos Stornelli, y donde aparecen los vínculos entre el Gobierno y la embajada del país del Norte.

Según revela hoy “El Destape”, desde la misma sede diplomática se difundió la fotografía en la que muchos de los que aparecen sonrientes eran mencionados a esa misma hora en el mapa del espionaje ilegal que empieza a develar la investigación del magistrado de Dolores.

En en centro de la imagen se observa al embajador Prado, ex juez que en su audiencia de confirmación ante el Senado estadounidense afirmó: “Mi intención es seguir trabajando con los abogados y jueces de la Argentina en la mejora del sistema judicial y fortalecer la confianza que la gente tiene en el sistema judicial”.

A su lado, sonriente, la ministra Bullrich, quien fue acompañada por Pablo Noceti, su ex asesor dedicado a embarrar, entre otros casos, la investigación por la muerte de Santiago Maldonado, y por Gerardo Milman, número 3 del ministerio. Junto a ella aparece el procurador interino Casal. Es decir, estaban juntos el superior jerárquico del fiscal Stornelli y la funcionaria que tuvo varios contactos con D’Alessio.

También se ve a Juan Manuel Olima Espel, Secretario de Coordinación Institucional de la Procuración y, a su vez, titular de la Secretaría de Análisis Integral del Terrorismo Internacional (SAIT), el nombre que el interino Casal eligió para una unidad antiterrorista cuyo objetivo encubierto es la persecución de la protesta social.

Ayer, durante su exposición, Ramos Padilla recordó la influencia que esa embajada tiene sobre jueces y fiscales, en especial los que concurren a los festejos y a formaciones direccionadas desde el Departamento de Estado. “Fui objeto de operaciones porque voy a la marcha del 24 de marzo, pero aparece como natural que jueces y fiscales vayan a la Embajada de Estados Unidos y reciban instrucción sobre justicia”, dijo. Y eso es lo que estaba sucediendo en ese preciso instante.

Entre los nombres vinculados al escándalo D’Alessio y que asistieron al taller en la Embajada están el juez Marcelo Aguinsky, a quien el falso abogado mencionaba en sus prácticas extorsivas con el ex despachante de aduana Gabriel Traficante. También el juez de Lomas de Zamora Federico Villena, que investiga a D’Alessio por lavado de dinero desde hace varios años y participó de los allanamientos que encabezó Ramos Padilla.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*