20.9 C
La Plata
16 septiembre, 2021
PAÍS

Se vienen las caravanas del 27 de octubre por Néstor y la del 17 de noviembre por el Día de la Militancia

Por Alfredo Silletta

La derecha, que hace 75 años no comprende al peronismo, creyó que gastando unos 200 mil dólares aniquilaría  la Plaza de Mayo virtual con dos millones de argentinos escuchando el discurso de Alberto Fernández. Se equivocó. Cometieron el mismo error que aquel 17 de octubre de 1945 cuando subieron los puentes para que los trabajadores no cruzaran el Riachuelo, pero era tal la marea humana que usaron botes, tren, dieron vuelta el recorrido de los tranvías, se subieron a camiones, taxis, todo lo que permitió llegar a la Plaza de Mayo y pedir por la liberación del coronel Perón.

El sábado pasó algo similar, sabotearon los “puentes informáticos” para que la gente no ingrese a 75octubres pero la bronca fue tal que a partir de las 13 horas, miles y miles de argentinos se subieron a los autos y fueron hasta la Plaza de Mayo. De pronto, una manera humana, con alegría, con la marcha peronista a todo volumen, sin odio ni agresiones, coparon el centro porteño y la mayoría de las capitales provinciales.

Antes, en horas de la mañana, el sector más combativo de los gremios, encabezados por Hugo Moyano y Sergio Palazzo habían copado las calles porteñas con camiones, micros y taxis mostrando el camino.

La movilización espontánea del sábado demostró que la calle es peronista. Que la mayoría de los argentinos, como quedo registrado en las elecciones, no permitirán un golpe destituyente como lo venían planificando el establishment económico, un sector de la Justicia, el poder mediático y la oposición comandada por Mauricio Macri. Como dijo alguna vez el general Perón, cuando “el pueblo agota su paciencia hace tronar el escarmiento”.

La pandemia había hecho creer a Juntos por le Cambio que las movilizaciones de entre 5.000 o 10.000 personas les permitía ser los “dueños de la calle”. Una fantasía, eran movilizaciones muy pequeñas en comparación a las que había logrado Macri en plena campaña electoral de 2019. Claro, los medios dominantes titulaban como “marchas masivas”. Todo mentira.

El sábado, el pueblo peronista decidió que estaba harto de tanta manipulación y, cómo hace 75 años salió a la calle, más allá que el gobierno nacional y la CGT habían pedido que nadie saliera para cuidar la salud frente al coronavirus.

El pueblo se reencontró en la calle. No fue un hecho aislado. El próximo 27 de octubre se cumplen 10 años de la muerte de Néstor Kirchner y habrá una gigantesca caravana en todo el país. Sucederá lo mismo que hace una década, cuando el pueblo trabajador salió de sus barrios para venir a despedir a un presidente que le había otorgado trabajo y una vida digna. Hugo Yasky ya anticipó que “el 27 lo volveremos hacer, con precaución para que ni el virus ni los gorilas se lleven puestos la vida y los sueños de la mayoría de las argentinas y argentinos”.

No será la única movilización. El peronismo analiza volver a salir en otra fecha histórica: el 17 de noviembre, el día que Juan Domingo Perón volvió al país luego de 17 años de exilio. Aquel día histórico se convirtió en el Día de la Militancia para recordar a los millones de argentinos que  resistieron, padecieron cárcel y fueron asesinados por defender el derecho a voto y el regreso de Perón a la Argentina.

Al final no hubo millones de avatares en la Plaza de Mayo virtual. Fue peor, hubo millones de argentinos que decidieron salir a la calle, en auto por la pandemia, pero con una consigna clara: “No pasarán”.

 

 

 

 

 

También en info135

Gravísimo: Magnetto lanza una proclama golpista y propone un gobierno de transición hasta 2023

Eduardo

Generalizado repudio al proyecto macrista que busca eliminar las indemnizaciones por despido

Eduardo

ANSES: calendarios de pago de hoy miércoles 15 de septiembre

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios