15.1 C
La Plata
22 abril, 2024
MUNDO SECTAS

Suicidio en las Puertas del Cielo (Heaven’s Gate)

El suicidio de 39 miembros de la secta  Heaven’s Gate (Puertas del Cielo) en la localidad de San Diego, Estados Unidos en marzo de  1997 conmovió a la comunidad internacional. Costaba comprender que un grupo de jóvenes, clase media, con un buen nivel cultural decidieran ‘abandonar este mundo’ junto al líder para continuar sus vidas en una nave espacial que navegaba junto al cometa Hale-Bopp. Ellos creían que eran ‘ángeles’ venidos a la Tierra y que el cuerpo era un ‘recipiente’ que solo podía abandonárselo a partir de una elevación espiritual. 

Los vecinos del elegante barrio de San Diego no comprendieron que atrás de esos simpáticos jóvenes había un grupo sectario. Es que el  culto de Heaven’s Gate tenía dos caras: una publica y otra secreta. En la primera funcionaban dentro del mundo real como jóvenes expertos en computación y en diseño de páginas Web; en la parte secreta tenían un lenguaje propio, reglas propias y odiaban todo lo que no eran como ellos. El grupo practicaba el celibato, no fumaban ni tomaban alcohol y en muchos casos los hombres se habían castrado para alejar los ‘malos pensamientos’ del sexo.

La historia del grupo. Marshall Applewhite nació en  1932. Hijo de un ministro presbiteriano, en su juventud se dedicó a la Iglesia, luego se casó y tuvo dos hijos. Se dedico a enseñar música y a mediados de la década del sesenta comenzó a tener relaciones homosexuales  que le produjeron un shock, por lo cual decidió abandonar su familia y su ciudad. Trabajo como músico y como sus impulsos de acostarse con otros hombres  continuaron resolvió internarse en 1972 en el hospital psiquiátrico de Boston. Conoce a la enfermera Bonnie  Lu Trousdale Nettles  y ambos se sienten atraídos física y espiritualmente. Luego de largas charlas se dan cuenta que los seres humanos vinieron desde el espacio y que su destino es volver al cosmos. La enfermera abandona a su marido, un astrólogo y sus cuatro hijos y, junto a su paciente, se marchan en un largo viaje por todo el territorio de los Estados Unidos. Se cambian los nombres y se hacen llamar ‘Los Dos’, luego se los conoce como ‘Bo y Peed’, aunque posteriormente se cambiaron a Do y Ti. Comienza la primera etapa del culto.

A mediados de 1975, el grupo contaba con un número importante de  seguidores en todos los Estados Unidos. Envían una Declaración a los presidentes del mundo donde anuncian el final de la vida en el Planeta y explican que el ser humano es como una larva que experimenta una metamorfosis y se eleva al más allá. Para ello dan el ejemplo de Jesús , que pudo demostrar cómo se abandona un cuerpo y se eleva al Cielo. Declaran que la ya llega el fin del mundo, que los ovnis destruirán a los seres humanos y que tres días después resucitaran los elegidos para irse a otro mundo. La profecía no se cumple y muchos adeptos abandonan el grupo.

Luego del fracaso, Bo y Peed deciden comenzar una segunda etapa casi en la clandestinidad. Se quedaran con solo  100 miembros con los cuales  recorrerán en pequeños grupos el territorio norteamericano, pero ya no aceptaran nuevos adeptos. En esta etapa se practica el apostolado que consiste en abstenerse de tener relaciones sexuales, consumir drogas o beber alcohol. Son los años duros donde desarrollan un idioma interno propio; cada 10 minutos informan a otro compañero sobre los pensamientos; control del sueño, de la alimentación, de la vestimenta o sobre qué programa ver en la televisión. Fue la etapa más dura y seis miembros decidieron castrarse quirúrgicamente para no tener más sensaciones humanas. En 1985, Marshall Applewhite recibe un duro golpe cuando su compañera Bonnie deja este ‘Nivel’, aunque en realidad murió de un cáncer de hígado. El líder quedo deshecho por la situación.

El viaje. La tercera etapa del grupo comenzó en 1992 cuando Bo sintió que el camino final se acercaba y decidió abrir  nuevamente el grupo. Publicaron avisos en los diarios y se concentraron en un nuevo sistema de comunicación: Internet. Crearon su portal y comenzaron a publicar las ideas del grupo. Applewhite se compara, en los textos que publicaba en su portal, con Jesucristo y explicaba que “los luciferianos usaban espíritus  descarnados ( o mentes) como sus sirvientes primarios contra miembros potenciales del reino de Dios”. Estos personajes “programaban constantemente las plantas o cuerpos humanos para seguir una serie de creencias y normas que los llevaban a vivir vidas vacías y alejadas del reino de los cielos”.

Según la secta, la lucha en la Tierra se estaba saldando con la victoria de las fuerzas del mal, por lo cual en cualquier momento la Tierra sería destruida. Solo se salvaban aquellos que ‘hubiesen preparado la ‘semilla’ instalada en su cuerpo para el  paso al ‘siguiente Nivel’. Estos serían recogidos por una  nave espacial.

La experiencia en Internet no les trajo gran cantidad de adeptos pero ellos no se preocuparon demasiado porque seguían su preparación para el momento exacto. La excitación del grupo se produjo en l996 cuando algunos medios de comunicación explicaron que una esfera luminosa acompañaba al cometa Hale-Boop que se acercaba al planeta. El grupo interpreto que era la señal que estaban esperando. Recordemos que el grupo se levantaba a las 4 de la mañana para ver el amanecer, buscando su verdadero hogar en los cielos. Finalmente Bo les dijo que el objeto luminoso era una nave extraterrestre y que en la misma venia Peed a buscarlos:

“lo que hemos estado esperando, la hora de la llegada de la nave espacial del Nivel Sobre el Ser Humano que nos llevara a casa, a su mundo”.

En su página  Web colocaron ‘Alerta roja’, el momento ha llegado. Allí podía leerse textos que explicaban “Como y cuando entrar a la Puerta del Cielo” o “La última oportunidad para evacuar la Tierra”.

Horas antes del suicidio masivo, los miembros de la secta fueron a un restaurante y comieron una deliciosa comida que incluía pollo a la cacerola y una rebanada de pastel de queso. Ya en las casa tomaron la ‘medicina’ que los ayudaría a realizar el viaje.  El cóctel  era una mezcla de alcohol y fenobarbital que les provoco la muerte, en algunos casos ayudados por bolsas de plástico que le produjeron la asfixia.

Tres días después, un miembro que desde hacía meses trabajaba en forma externa, recibió varias cintas de video donde relataban que habían emprendido el viaje. Fue hasta la casa e ingreso con un compañero de trabajo. Había silencio y mal olor. Allí yacían los cuerpos de sus 39 hermanos, vestidos de negro, cubiertos con una manta, zapatillas Nike y todos con un pequeño bolso con algunas ropas, libretas, cepillos de dientes y 5 dólares con 25 centavos.

En las cintas que dejaron explican la importancia de abandonar los cuerpos para pasar a un nuevo Nivel:

“Nuestros 22 años de clases aquí en el planeta llegan finalmente a su conclusión” (…) “nosotros estamos dichosos y preparados para salir de este mundo e ir a la reunión con Ti” (…) “Esperamos la muerte con ilusión”(…) “¡Ilumíname!”(…) “Ustedes pueden seguirnos pero no pueden quedarse aquí y seguirnos”.

Meses después, la crónica de los diarios relataba que dos miembros que la secta Heaven’s Gate habían decidido suicidarse y “unirse al grupo”. Uno de ellos dejo un video con el siguiente texto:

“Quiero asegurarle a la gente que estoy sano y feliz; tengo muchos deseos de encontrarme con mis compañeros de clase y con mis maestros. Nunca dude de mi conexión con ellos. Prefiero apostar a perder este ómnibus que estar en este planeta y arriesgar con perder mi alma”.

 

También en info135

Shoko Asahara y el gas sarín en el metro de Tokio

info135

Osho, el polémico gurú del sexo

info135

Netflix presenta a Rael, el gurú de los ovnis

info135

Salir de los comentarios