21 abril, 2019

A medida que se acerca octubre, crece el “Operativo clamor” para que Cristina sea candidata

“Voy a hacer lo que sea más útil para derrotar a este Gobierno”. Con esas palabras, allá por mediados de diciembre pasado, Cristina Kirchner le transmitió a un grupo de colaboradores en el Instituto Patria su objetivo primordial de cara a las elecciones de octubre, y que de hecho se convertiría en el germen de lo que sería un Gran Frente Patriótico que apunta a desplazar a Cambiemos.

Es que mientras la ex presidenta todavía no lanza señales acerca de si se presentará o no como candidata, y su silencio da lugar a las mil y una especulaciones, precisamente a partir de una falta de definición concreta, cerca de CFK no pueden dejar de reconocer la existencia de un “Operativo clamor” que va creciendo con el correr de los días y semanas. ¿El objetivo?:  ejercer una especie de presión para que la senadora anuncie su postulación a más tardar hacia fines de marzo.

Aquellos que conocen el pensamiento de Cristina, deslizan que ella es consciente de lo que su nombre genera, y más teniendo en cuenta que los comicios están prácticamente a la vuelta de la esquina y, sobre todo, sabiendo que la adhesión a su candidatura crece día a día tal como lo marcan todas las encuestas.

Mientras tanto, el dirigente Juan Grabois, a través de su Frente Patria Grande, aseguró que “Cristina ya es precandidata, porque nosotros la estamos impulsando”. También es parte del “operativo clamor” Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella, cuya mesa nacional dejó en claro que  “nuestra compañera Cristina Kirchner es la mejor candidata a presidenta, no solo porque tiene el apoyo suficiente para ganar las próximas elecciones, sino también porque es quien mejor puede garantizar el rumbo transformador del futuro gobierno popular en Argentina”.

Y esta idea de salir a pedir por Cristina candidata además la comparten los otros tres partidos que integran Unidad Ciudadana (Frente Grande, Partido de la Victoria y Kolina), como así también la mayoría de los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires, que necesitan una figura que les garantice un piso de 30 puntos en la primera vuelta.

Más allá de una aparente inactividad por parte de Cristina, en los últimos tiempos viene intensificando sus encuentros con gobernadores, legisladores o intendentes, por lo que de hecho nadie duda que ella es la cabeza visible de la construcción de un frente opositor, que no necesariamente la tiene que tener de candidata, pero que hoy por hoy la tiene de conductora.

“Si no es ella, será alguien que ella elija”, sostienen en su entorno, donde miran de cerca las últimas encuestas: en todas, Cristina es la candidata de la oposición con mayor intención de voto.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*