15 agosto, 2018

El Papa Francisco, cada vez más preocupado por la pobreza y la corrupción en Argentina

La situación de los excluidos, la desocupación creciente, los alcances de la reforma laboral que se viene y los elevados índices de corrupción, son los temas que más la preocupan al Papa Francisco sobre la actualidad argentina, según se desprende de los testimonios de quienes en las últimas dos semanas tuvieron contacto con el Sumo Pontífice en el Vaticano.

Por ejemplo, en esos encuentros, el Papa recibió a la cúpula del Episcopado, encabezada por su titular, Oscar Ojea, a la que le reclamó que no se desatienda  la problemática social,  mientras era informado en detalle sobre las nuevas situaciones vinculadas con la pobreza y los despidos.

Y al mismo tiempo, insistió en denunciar los males de la corrupción. “El pecador puede llegar a ser santo. El corrupto, no”, declaró Francisco, tajante, la semana última.

A los obispos argentinos los animó a reforzar su presencia “con coraje evangélico, donde nuestros hermanos nos necesitan”, ya que la situación de los pobres y los excluidos apareció al tope de sus preocupaciones. En esa línea, la nueva conducción episcopal objetó la reforma laboral e, incluso, la del Ministerio Público Fiscal, que incluía la eliminación de las oficinas de acceso a la Justicia que funcionan en villas y barrios vulnerables.

Así, en los últimos 15 días, el jefe de la Iglesia Católica, además de la reunión que mantuvo con la conducción del Episcopado argentino, estableció contactos con dirigentes sociales.

Entre las actividades que lo muestran cerca de lo que ocurre en el país, le respondió una carta a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, a quien animó a “no tenerle miedo a las calumnias”, y recibió a la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, quien lo visitó para pedirle avances en el acceso a los documentos sobre la dictadura militar desclasificados por la Iglesia, oportunidad en la que declaró que lo vio “muy preocupado” por la Argentina.

Además, en materia de derechos humanos, Francisco trató con el obispo de La Rioja, Marcelo Colombo, el avance de la causa de beatificación del recordado obispo Enrique Angelelli, asesinado durante la dictadura militar.

Por otra parte, en la audiencia general del miércoles saludó al dirigente Néstor Escudero, uno de los delegados gremiales del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que figura en los listados de los 255 cesanteados en ese organismo oficial, y que mayor protagonismo tiene en las protestas de los últimos días, lo que fue interpretado como un nuevo gesto del Papa tomando distancia del presidente Mauricio Macri, envalentonado en su cruzada para reducir el déficit fiscal a expensas de echar trabajadores de la administración pública.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.