27 mayo, 2018

Ahora desde el Gobierno salen a reconocer que las metas de inflación “eran incumplibles”

“La temprana fijación de metas de inflación (cuando Alfonso Prat-Gay era ministro de Hacienda), nos generó una inconsistencia desde el momento cero, porque esas metas eran incumplibles”. Así, con crudeza, lo revela ahora el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien todavía sigue siendo uno de los hombres más escuchados por el presidente Mauricio Macri.

Lo dijo durante una disertación ante los miembros del Club Político Argentino, oportunidad en la que sostuvo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) “está para respaldar el plan de gobierno, y no para que el gobierno haga el plan del Fondo”.

El fundador de Farmacity reconoció el clima de angustia en estos días de escalada del dólar. “Las corridas cambiarias generan ansiedad, con la idea de ‘¿dónde termina esto?’. Hay que parar la corrida y estamos haciendo todo lo que hay que hacer para pararla y recuperar la credibilidad erosionada, pero de ningún modo creo que haya una desconfianza generalizada, como sugieren algunos. Nos sobra paño para parar una corrida cambiaria”, dijo, en tono desafiante.

En tanto, también admitió las consecuencias de la crisis económica: “Esta devaluación va a tener un impacto en la inflación y el crecimiento, pero vamos a hacer las correcciones para que el impacto sea el menor posible”.

Tras plantear que el Gobierno tendrá que bajar el déficit fiscal, Quintana se refirió a los economistas que circulan por los canales de TV “reclamando que hay que bajarlo, pero no dicen cómo”. Al respecto, afirma que “son los mismos que en privado nos dicen que hay que dejar sin jubilaciones a 4 millones de personas que se jubilaron por moratoria. Eso es lo que proponen y es lo que nosotros no vamos a hacer”, mientras recordó que la mayor parte del presupuesto de la Argentina, un 70 %, se lo llevan las jubilaciones y las asignaciones a la infancia.

En tanto, señaló que “nuestro gobierno ha cometido errores y ha planteado correcciones”. Y lo llevó al plano personal: “Yo soy particularmente autocrítico con mi vida y muchas veces en estos dos años y medio he sentido la tremenda brecha entre el tamaño del desafío y la propia capacidad. Eso yo lo he sentido como nunca”.

Al final de su charla, Quintana explicó el “plan estratégico de gobierno” que incluyó un detalle de los tres ejes principales: “el fortalecimiento institucional, el ordenamiento macroeconómico y la modernización del Estado”. Y recordó dos principios básicos del Talmud: no mentir y no robar.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*