20 agosto, 2019

El interior también le dio la espalda a Vidal y no obtuvo el corte de boleta que esperaba para atenuar la derrota

La derrota de María Eugenia Vidal todavía resulta difícil de digerir para Cambiemos. La apuesta de su equipo de campaña era ampliar la diferencia en las ciudades del interior que, en las elecciones anteriores, le permitieron compensar la pérdida de votos en el Conurbano. Pero eso tampoco pasó en las elecciones primarias de este domingo: la gobernadora se impuso en sólo tres de las seis secciones electorales en que se divide el resto de la provincia y por un margen exiguo de entre 2 y 8 puntos. En Mar del Plata, el bastión electoral favorito del oficialismo, sólo le sacó 5 mil votos de diferencia a Axel Kicillof.

En 2015 y 2017, la buena performance de Cambiemos en el interior le sirvieron para compensar los votos peronistas del Conurbano y es por eso que la mandataria apostó a repetir esa suerte e hizo campaña en distritos claves como Junín, Mar del Plata, Bahía Blanca y La Plata. Sin embargo, el Frente de Todos acortó la diferencia de años anteriores -alimentada por su pelea con el campo- y hasta ganó en lugares impensados como La Plata, donde hoy gobierna Cambiemos.

¿Dónde ganó Vidal? Triunfó en la quinta sección electoral (Mar del Plata y costa atlántica), en la sexta (sur de la provincia) y en la séptima (centro bonaerense) pero por un margen mínimo. En el primer caso, obtuvo 41% sobre 39% de Kicillof cuando en 2015 Cambiemos había sacado una diferencia de 9 puntos sobre el Frente para la Victoria.

En la sexta sección obtuvo una diferencia a 8 puntos -44% frente al 36% de su rival- y sólo restó un punto en comparación con la diferencia de 9 puntos que le había sacado al FpV en las primarias de 2015. En el caso de la séptima sección, Vidal consiguió estar 5 puntos arriba al conseguir el 43% de los votos frente al 38% que sacó Kicillof. Es la única sección en la que subió un punto respecto de las PASO de 2015, cuando Cambiemos había ganado 39 a 35.

El cimbronazo fue fuerte en Mar del Plata, el segundo distrito en número de electores a nivel provincial, donde Kicillof quedó apenas un punto y medio abajo de Vidal -39 a 40,4-. Sólo 5596 votos de diferencia entre ambos. En 2015, en La Feliz había ganado por 10 puntos de diferencia sobre el peronismo. Allí también hizo una tremenda elección Fernanda Raverta, candidata a intendenta por el Frente de Todos.

Otro distrito al que apostaba Vidal es Bahía Blanca: allí en 2015 había sacado una diferencia de 13 puntos y ayer ganó por sólo 9 al obtener 45% frente al 34% de Kicillof. La sorpresa allí fue que el jefe comunal de Juntos por el Cambio, Héctor Gay, se impuso pero sólo por dos puntos -39 a 37-sobre Federico Susbielles, del Frente de Todos, que tiene grandes chances de arrebatarle la intendencia en octubre. Vidal tuvo corte de boleta a favor en ese distrito.

Por el contrario, Kicillof se fortaleció con el triunfo en las tres secciones restantes que corresponden al interior de la provincia, por fuera del Conurbano: la segunda, la cuarta y la octava. En la segunda, el Frente de Todos ganó 43 a 38 en la categoría Gobernador y 43 a 36 para senadores provinciales, cuya lista es encabezada por el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, quien bajó su precandidatura a gobernador e impulsa la agenda del arraigo en el interior que ahora recogió Kicillof. En 2015, el FpV ya había ganado aunque solo por dos puntos: 37 a 35, una diferencia que ahora amplió a 5 puntos.

En la cuarta, el peronismo ganó 42 a 41 en la categoría Gobernador y 41 a 39 para diputados provinciales. En 2015 el resultado de las primarias también había sido muy parejo en esa sección, terminando 38 a 38 para ambos cargos.

En la octava, es decir La Plata, el Frente de Todos dio el batacazo al quedar 7 puntos arriba de Cambiemos. La derrota en la capital provincial fue otro mazazo para el gobierno bonaerense. Vidal perdió por 7 puntos, 37 a 44, al ser arrastrada por Macri y también por el intendente local, Julio Garro, quien fue el candidato más votado con 143.933 votos, pero quedó 10 puntos abajo del Frente de Todos como fuerza, que dirimía su interna entre cinco listas y sacó 184.296 sufragios. La triunfadora de la pulseada peronista fue la jefa del bloque de diputados de UC, Florencia Saintout.

 

 

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*