18 septiembre, 2018

Un Macri enfurecido grita que “mide 40 puntos” y que Cristina “ya fue”

Por Alfredo Silletta. “Tengo que estar tranquilo, no volverme loco porque si me vuelvo loco les puedo hacer daño a todos ustedes”, decía el presidente Mauricio Macri a una familia mendocina.  Lo que parecía una metáfora del presidente parece que se convirtió en realidad. Quienes caminan los pasillos de la Casa Rosada escucharon los gritos del primer mandatario ante un dirigente que planteó la difícil situación económica que vive el país.  “Se equivocan, estamos bárbaros, yo mido más de 40 puntos y Cristina ya fue”. Luego agregó: “Los cuadernos la destrozan, su imagen está por el piso, la economía no le interesa a nadie”.

Tanto Marcos Peña como Jaime Duran Barba acompañan el pensamiento del presidente.  Según los tres, la economía, la inflación de casi el 50%, el dólar por las nubes, el aumento de tarifas y los sueldos por el suelo no influirán en el voto de la gente.  Parece que aquella famosa frase de Bill Clinton “es la economía, estúpido” no funciona en el círculo de la Rosada.

Ayer Marcos Peña comió un asado con diputados y senadores del PRO donde repitió lo que dice su jefe: “La imagen de Macri es mejor que la de otros líderes como Emmanuel Macron y Justin Trudeau y ya supera los 40 puntos”. Nadie comentó nada.

Pese al pensamiento de Macri y Peña, todas las encuestas, oficiales e independientes, ponen en primer lugar la preocupación  por la inflación y la economía. Muy lejos queda el tema de los cuadernos y la corrupción, incluso los encuestadores reconocen que la ex presidenta no perdió votos en el 35% que la apoya.

Paralelamente el presidente sigue cayendo en su imagen positiva y en la gestión, ni hablar en el Gran Buenos Aires donde su imagen está por el suelo. Ayer mismo, la gente de Florencio Varela que se entero que había llegado hasta un hogar de niños lo escrachó y le recordó que “nos estamos cagando de hambre”.

Los funcionarios de la Jefatura de Gabinete siguen insistiendo que las denuncias hacia la ex presidenta continuarán. “Hoy es Bonadio pero mañana será Odebrecht y luego la ruta del dinero K”, dicen y agregan que “si es necesario vamos a estar excavando toda la Patagonia”.

Por ahora nadie le dice al presidente que si no “saca el presupuesto” el FMI no le desembolsará un sólo dólar y el país irá derecho a default.  Que la inflación que él prometió del 15% durante este año terminará cerca del 50% y que el campo no liquidará las divisas mientras nadie los obligue.

Quienes lo conocen dicen que  el presidente Macri pasa de la euforia a la depresión. De la alta estima a la victimización. Desde la psicología muchos afirman que el presidente tiene una personalidad psicopática.  “El discurso de Macri es el discurso del psicópata: niega y tergiversa lo que podemos percibir por nuestra propia experiencia, lo cual es enloquecedor. Pone a la víctima en el lugar del culpable de su propio sufrimiento, lo cual genera sobre la víctima el efecto de confundirla y deprimirla”, dice la psicoanalista Claudia Masin.

Luego agrega: “No se responsabiliza por sus actos, sino que estos siempre responden a la acción de otros, de la cual es él la víctima inocente. Esto apunta a generar, otra vez, confusión y culpa en la verdadera víctima, y un profundo, demoledor sentimiento de impotencia. Y por último, ejerce una violencia arrasadora con una sonrisa, con buenas maneras y palabras tranquilizadoras, lo cual adormece, hipnotiza y -nuevamente- confunde: “es por tu bien”, dice mientras lastima y destruye”.

 

 

Facebook

6 Comments on Un Macri enfurecido grita que “mide 40 puntos” y que Cristina “ya fue”

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*