21 abril, 2019

La persecución a Ramos Padilla muestra cómo se maneja la “justicia” en tiempos de Macri

Aunque intente mostrar fortaleza, en realidad el Gobierno no hace más que revelar una patética debilidad, además del terror que le genera una causa que más temprano que tarde lo terminará salpicando: por eso mismo, de manera desesperada busca la destitución del juez Alejo Ramos Padilla, a cargo de la investigación que, por presunta extorción, apunta al falso abogado Marcelo D’Alessio y al fiscal Carlos Stornelli.

Teniendo en cuenta los antecedentes sobre cómo se maneja la justicia en tiempos del macrismo, todo hace suponer que el magistrado no tendrá paz, y que por lo tanto le dispararán con munición cada vez más pesada, por lo que lo tienen entre ceja y ceja, y desde ya que no le perdonarán que haya decidido avanzar en una causa en la que aparecen poderosas figuras de la justicia, la política y el periodismo.

Anoche, y sin ponerse colorado ante su amigo Luis Majul, Mauricio Macri destacó que “hoy tenemos una justicia independiente”, y para justificar su postura, dijo: “Yo tuve una denuncia por los Panamá Papers y fui y di las explicaciones. Es otra Argentina, valorémoslo que el presidente de explicaciones. No tengo miedo de ir preso”.

Después de todo, esta situación, lejos de ser nueva, no hace más que desnudar cruelmente lo que es la Justicia actual. Lo curioso, es que Macri lo dijo con todas las letras: “No habrá justicia macrista”. Fue al asumir como presidente, en diciembre de 2015. Sin embargo, y muy lejos de aquella consigna, los hechos vienen demostrando exactamente lo contrario.

Demás está decir que el macrismo siempre fue consciente del control que podía ejercer sobre el Poder Judicial. Por eso, no fue casual que dos de las primeras acciones de Cambiemos fueron copar el Consejo de la Magistratura, y el tratar de incorporar por decreto a dos jueces en la Corte.

La avanzada del oficialismo sobre la Justicia ya cuenta con varios capítulos, que se suman a las permanentes operaciones que finalmente lograron desplazar a la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó.

El hecho es que, de aquella promesa de que “No habrá justicia macrista”, un año y medio después, el mismo presidente que había lanzado esa consigna, en una arenga que tenía más de amenaza que de advertencia, enfatizó: “Los jueces tienen que saber que buscamos la verdad, o buscaremos otros jueces que nos representen”.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*