12.2 C
La Plata
16 mayo, 2022
PAÍS

Internas en el Frente de Todos: Alberto busca que la sangre no llegue al río, y evita chocar con Cristina

“No me voy a subir a ningún ring”. Con esas pocas palabras, Alberto Fernández mostró cuál será la estrategia de ahora en más en torno a las diferencias internas que vienen sacudiendo al Frente de Todos y, en particular, es una manera de contrarrestar y poner paños fríos a las expresiones críticas de Cristina Kirchner, sobre todo en lo que tiene que ver con el rumbo económico del Gobierno.

Por eso mismo, en las últimas horas, y mientras volaba con destino a Madrid, el presidente fue taxativo a la hora de bajar un mensaje que, pretende, se haga carne entre los suyos: “No tenemos que pelearnos entre nosotros, tenemos que pelear con los otros”. Es que Fernández está convencido de que sacar a relucir constantemente las diferencias con el kirchnerismo, no hace más que beneficiar a una oposición que se refriega las manos toda vez que resurgen las internas, con la correspondiente amplificación de los medios hegemónicos.

Para dejar sentada su posición, esta tarde, en una entrevista con el diario madrileño El País, Alberto sostuvo que “la de Cristina es una mirada parcial, absolutamente económica, que desatiente que vivimos una pandemia”.

Asimismo, negó que su Gobierno haya defraudado a los votantes, como había planteado la vicepresidenta: “Cuando alguien dice que nuestros votantes pueden estar decepcionados con nosotros, creo que nuestros votantes son conscientes de que tuvimos que enfrentar una pandemia con un sistema de salud quebrado por Mauricio Macri, y lo hicimos bastante bien”.

Estos dichos del mandatario tienen un hilo conductor con lo que fue su mensaje de ayer, horas antes de iniciar la gira europea, sumado a las entrevistas que dieron los ministros del área económica. En todo caso, lo que busca Alberto es bajar los decibeles en la tensión interna y que, en todo caso, las diferencias se expongan cuando llegue el momento de las PASO el año próximo.

Justamente, está convencido de que todas las diferencias en el FdT únicamente podrían saldarse en unas PASO. Más precisamente a las que él convocó en su discurso del 17 de noviembre último, cuando abrió el juego para que el que quisiera compita contra él. En otras palabras, lo que hizo en aquel discurso ante una colmada Plaza de Mayo por el Día de la Militancia, fue transmitirle a CFK que ella no iba a decidir nuevamente al candidato.

En esa misma estrategia, orientada a evitar confrontaciones directas con su vice, que no harían más que debilitar la marcha del Gobierno, Fernández cree necesario que los planteos “erróneos” que, para él, hizo la vicepresidenta y otros referentes del cristinismo, deben ser aclarados para “no caer en innecesarias confusiones”.

En el acto de ayer en el Sindicato de Sanidad, el presidente fue tajante para defender su gestión, y que, de hecho, se transformó en una respuesta a las objeciones que días atrás había planteado Cristina en el Chaco: “Yo a los problemas no los oculto. Sé que la economía crece, que el trabajo formal aumenta, pero también que la distribución de ingresos está teniendo problemas porque mientras tengamos los índices de inflación que tenemos, la distribución es un problema”.

Y remarcó que “nunca oculté los problemas que tiene la Argentina. Soy peronista, cuando me entero de un problema le pongo el pecho y veo cómo lo enfrento”.

Además de su discurso, quienes a su manera también salieron a cruzar los dichos de la vice, fueron los ministros directamente aludidos por ella en su discurso, es decir, los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

Los tres expresaron sus puntos de vista respecto a los planteos internos, y destacaron los buenos índices de la macroeconomía en algunos rubros. La entrevista que Guzmán ofreció a una radio, fue especialmente elogiada en el avión de Aerolíneas Argentinas que trasladó a la comitiva.

Concretamente, había satisfacción por el tono que usó el ministro de Economía, teniendo en cuenta que se mostró más intenso “y político” que en otras ocasiones, ya que además se permitió hacer algo que en el FdT parece una herejía: poner en duda la gestión económica de la gestión Cristina.

De hecho, la intervención de Guzmán y los otros ministros, encaja en una táctica que ensaya Fernández y consiste en que las “aclaraciones” y “defensas” de su Gobierno sean, sobre todo, a través de funcionarios para que, de esa manera, no sea necesario que sea el presidente quien deba intervenir en persona para apagar los focos de incendio que generan declaraciones filosas.

 

 

 

 

 

 

También en info135

ANSES finalizó exitosamente el proceso de inscripción al refuerzo de ingresos

Eduardo

Máximo Kirchner le agradeció al presidente por “acompañar” la actualización del salario mínimo

Eduardo

En el cierre de su gira por Europa, Alberto se reunió con Macron en París: “El mundo necesita más alimentos, no misiles”

Nico Brutti

Salir de los comentarios